España | España - Vehículos Eléctricos
jueves 23 de marzo de 2023
Bruselas revée los ‘e-fuels’ para presionar a Berlín a prohibir los coches de combustión
Bruselas ha planteado un posible encaje de los combustibles sintéticos (e-fuels) en el marco de las negociaciones para la prohibición de la venta de los vehículos de combustión en la Unión Europea (UE) a partir de 2035, una medida que está paralizada debido a que el Gobierno alemán quiere incluir este tipo de carburantes en el acuerdo.
e-fuels
Compartí la nota

Bruselas plantea que «los vehículos que usen exclusivamente con e-fuels también deberán demostrar que no pueden funcionar con ningún combustible que no sea neutro en carbono», es decir, de origen fósil.

El documento también especifica que los fabricantes deberán incluir una serie de sistemas para controlar que los vehículos con combustibles sintéticos realmente utilizan este tipo de carburantes neutros en carbono y no otros.

Además, estos sistemas de control también evitarán que el coche pueda arrancar en caso de que estén utilizando un vector que no sea neutro en carbono.

«La empresa se asegurará de que todos sus unidadesalimentados exclusivamente con combustibles neutros en carbono estén equipados con sistemas de inducción de abastecimiento de combustible. Dichos sistemas no permitirán que estos vehículos arranquen si se alimentan con combustibles que no sean neutros en carbono», indica el documento.

Fuentes comunitarias consultadas por Europa Press apuntan que esa es la «dirección’ en la que se dirigen los contactos, pero advierten de que de momento no hay respuesta por parte de Berlín.

Además, desde la Comisión Europea defienden que este encaje de los combustibles sintéticos no afectará al acuerdo cerrado ya entre el Parlamento Europeo y los Veintisiete en cuanto a la prohibición de comercializar los vehículos de combustión en la UE a partir de 2035.

La prohibición de comercializar vehículos de combustión –incluidos los de gasolina, diésel e híbridos– a partir de 2035, se aplazó sin nueva fecha por las dudas de último momento expresadas por Alemania e Italia.

Esto podría poner en riesgo la adopción de la nueva norma, que forma parte del paquete climático que la UE quiere impulsar esta legislatura para reducir al menos en un 55% las emisiones contaminantes del bloque en el horizonte de 2030 y respecto a las de 1990.

La medida ya se aprobó en el pleno del Parlamento Europeo del pasado 14 de febrero, pero fue en las negociaciones a nivel de embajadores donde Alemania mostró sus reticencias sobre un acuerdo entre instituciones que ya se acordó el pasado otoño.

Fuentes diplomáticas alemanas han asegurado que el Gobierno permanece desde entonces en conversaciones con Bruselas para resolver esta cuestión «cuanto antes», en línea con la intención de la presidencia rotatoria del Consejo, que ostenta Suecia, y que confía en aprobar el expediente «lo antes posible», una vez se hayan aclarado las «incertidumbres restantes».

Alemania genera «ruido»

La vicepresidenta tercera y ministra para la Transición Ecológica y el reto Demográfico, Teresa Ribera, criticó a comienzos de marzo que los reparos de Alemania al veto a los coches de combustión a partir de 2035 generan «ruido e incertidumbre» sobre las decisiones de la UE y el buen funcionamiento de las instituciones.

En declaraciones a ‘Politico’ recogidas por Europa Press, Ribera afirmó que este «movimiento de última hora no está respaldado por la industria automovilística» y que viene motivado por «problemas domésticos» en el gobierno de coalición –de socialdemócratas, ecologistas y liberales– que lidera el canciller, Olaf Scholz.

«Genera demasiado ruido e incertidumbre sobre lo que estamos decidiendo, no ayuda a las tendencias de innovación y no es útil para la industria», aseveró la ministra en relación al giro de Alemania en las negociaciones.

Combustible «solo para ricos»

Transport & Environment (T&E) ha advertido este miércoles de que los combustibles sintéticos que defiende el Gobierno alemán incrementarían el coste medio de llenar un depósito hasta los 210 euros.

También calcula que para 2030 este tipo de carburantes podría rondar los 2,8 euros por litro, un 50% más que los de origen fósil actuales.

La organización ha defendido que el «pulso» que mantiene Scholz con la UE por su «insistencia» en que se permita la venta de coches propulsados con combustibles sintéticos más allá de 2035 provocaría que solo los «conductores más pudientes» tuviesen acceso a ellos.

«El exorbitante coste del combustible sintético solo estaría al alcance de los conductores más pudientes, lo que empujaría a algunos conductores que vayan a comprar motores de combustión certificados para funcionar con gasolina sintética a eludir las normas y comprar gasolina fósil en su lugar», ha argumentado la organización en un comunicado.

En esa línea, el responsable de energía y coches en la oficina española de T&E, Carlos Rico, ha opinado que Scholz «amenaza con tumbar el Pacto Verde Europeo para salvar los contaminantes motores de combustión«.

«El mayor coste de los combustibles sintéticos significará que solo los ricos podrán permitírselos, mientras que todos los demás podrían verse obligados a eludir las normas y utilizar gasolina fósil en su lugar. Los conductores y el clima saldrán perdiendo», ha esgrimido.

 

Destacados.

Electromovilidad y diplomacia. La estrategia «neutral» de México ante la rivalidad entre Estados Unidos y China

¿Hay ejes eMobility innegociables para una transición efectiva? Según ANPACT sí y están delimitados. Entre numerosos puntos, algunos entran en choque. Estados Unidos y China para México son aliados, aunque entre ellos, el conflicto geopolítico es de larga data. Aquí, un análisis de las claves que el país latinoamericano requiere de ambos países.