Colombia | Micromovilidad
viernes 17 de marzo de 2023
Resolución de Secretaría “calienta debate” sobre micromovilidad eléctrica en Bogotá
Entre otras cuestiones referidas a seguro, licencia, placa e impuestos, con esta medida las bicicletas y ciclomotores eléctricos no podrán circular por las ciclorrutas. La resolución deja por fuera dos categorías de la micromovilidad: a los monopatines o patinetes eléctricos.
Compartí la nota

Hasta el 17 de marzo se encuentra abierto el plazo para ofrecer comentarios en lo que corresponde al Acto Administrativo del proyecto “Por medio del cual se adopta una medida de circulación para los Ciclomotores objeto de la Resolución 160 de 2017 compilada por el capítulo noveno de la Resolución 20223040045295 del 4 de agosto de 2022 expedidas por el Ministerio de Transporte, en la ciudad de Bogotá D.C.”.

Si esta resolución se aprobara tal cual está publicada en consulta los vehículos tipo ciclomotor de combustión interna, eléctricos y/o de cualquier otro tipo de generación de energía sólo podrán transitar por las vías terrestres de uso público y privado abiertas al público, teniendo en cuenta las siguientes disposiciones:

  • Circular en óptimas condiciones mecánicas, ambientales y de seguridad. El vehículo debe portar dispositivos en la parte delantera que proyecten luz blanca y en la parte trasera que reflecte luz roja, direccionales, espejos retrovisores, placa y señal acústica.
  • Transitar por el centro del respectivo carril.
  • No podrán transitar sobre las aceras o andenes, ni por cualquier espacio destinado al tránsito de peatones.
  • No podrán transitar por las ciclorrutas ni por cualquier tipo de infraestructura que sea diseñada para el uso de la bicicleta.
  • Los conductores y acompañantes deberán en todo caso transitar portando casco.
  • Los conductores deberán portar licencia de Tránsito del vehículo, Licencia de tránsito, Seguro obligatorio (SOAT), Certificado de Revisión Técnico – Mecánica y de Emisiones Contaminantes en los términos establecidos en la Resolución 160 de 2017.

Esto, entre otras de las cuestiones que pretende reglamentar este documento.

Tal como habilita el proceso, los comentarios no se hacen esperar y van en una misma línea: apuntan a que esto va en contra de la micromovilidad eléctrica.

“Tres años reuniendo plata para comprar una bicicleta eléctrica de 350w para nada”, se puede leer.

Así como también se relata: “Mi preocupación con esta propuestas es que limitar la ciclovía, ciclorruta o infraestructura vial para las bicicletas manuales solamente echa a los carriles de las calles y avenidas a ciclomotores que circulan por debajo de los 25km/h, que en la práctica es inferior a esta velocidad. Diariamente se ven motos eléctricas en las avenidas a muy baja velocidad entorpeciendo la fluidez del tránsito vehicular, que ya es bastante complicado”.

Otros apuntan a lo que queda por fuera: “Deberían incluir en la esta reglamentación a las patinetas o monopatines, ya que algunos de ellos alcanzan hasta los 2700 watts. Generan accidentes en la ciclorruta, ya que no manejan direccionales, ni espejos retrovisores, como tampoco prendas reflectivas y en muchos casos ni siquiera el casco”.

En tanto, otro ciudadano apuntó: “En vez de desangrar deberían apoyar a la movilidad sostenible, en plena alerta atmosférica lo que hacen es que salgamos de las bicicletas eléctricas y vayamos a las motos y carros a gasolina a contaminar todos por igual, aumentar la congestión vial, índices de accidentabilidad, etcétera”.

“Me parece injusto que pongan todos esos requisitos a estos vehículos eléctricos, cuando tenemos una movilidad tan pésima en Bogotá y es el único medio de movilidad que está aportando resultados positivos al medio ambiente”, sostiene otro comentario.

Con estas repercusiones resta saber si la Secretaría Distrital de Movilidad tomará nota y realizará alguna modificación al documento.

Destacados.