Brasil | Infraestructura de Carga
martes 09 de marzo de 2021
¿Fallará el suministro de energía si los coches eléctricos salen a las calles de Brasil?
La pregunta que se realizan la mayoría de los países de la región, ahora es respondida por Beto Marcelino, socio fundador y director de relaciones gubernamentales de iCities, empresa de proyectos y soluciones en ciudades inteligentes.
Compartí la nota

Un mercado se aceleró de manera muy visible en Brasil el año pasado: una encuesta de la Asociación Brasileña de Energía Solar Fotovoltaica (Absolar) revela que el sistema de generación de energía ha triplicado su actividad en un año, con un crecimiento del 45% en el último semestre .

Al mismo tiempo, la venta de coches eléctricos aquí también ha comenzado a acelerarse. Pero, ¿estaríamos “sin electricidad” o pagaríamos más por ella si nuestra flota de vehículos de pasajeros pasara de los combustibles fósiles a la energía eléctrica?

La agenda de la matriz energética nacional impregna discusiones en muchos segmentos, como el vehículo eléctrico, que venimos viendo aquí en TecMundo en las últimas semanas . Es normal tener dudas, mitos y verdades sobre el tema y no se puede ser frívolos.

El caso es que no solo existen las condiciones para que este modal prospere en términos de infraestructura, en otras palabras, Brasil tiene medios viables para ampliar su flota de autos eléctricos, alimentados por estaciones solares y derivados, sin que esto provoque un colapso en el sistema energético.

En total, hay 3 GW de potencia instalada en paneles solares en los techos de hogares y negocios, con 255 mil sistemas fotovoltaicos que abastecen de energía a 400 mil unidades de consumo, según la Asociación Brasileña de Generación Distribuida (ABGD).

También según datos del gobierno federal sobre el panorama energético en 2020, la matriz brasileña está liderada por la energía hidroeléctrica (63,9%), seguida de la eólica (8,6%), la biomasa (8,4%) y la solar (1,4%).

En 2019, Brasil superó la meta de capacidad instalada – energía total que se puede producir, según la inspección de la Agencia Nacional de Energía Eléctrica (Aneel) – con un aumento de más de 7 mil megavatios. En total, existen más de 170 mil MW de potencia inspeccionada. Para André Pepitone, director general de Aneel, este resultado garantiza la seguridad del suministro energético en el país.

La participación y el crecimiento de la energía solar y eólica en este escenario también son bienvenidos por la agencia. “El mayor potencial de crecimiento es la energía eólica y solar, especialmente en la región noreste. En energía térmica, un tercio proviene del bagazo de caña de azúcar ”, explicó Pepitone en una entrevista con Planalto, el portal de noticias del gobierno federal.

También vale la pena señalar que las fuentes de energía renovable disponibles en Brasil son ampliadas y fomentadas por el aspecto socioeconómico, la generación de empleos e ingresos para la población, además de los factores ambientales y tecnológicos involucrados.

Con precios más competitivos, debido a la reducción en el costo de instalación de energía solar en Brasil, que ha caído más de un 90% en la última década, la generación de paneles solares creció un 58% en 2020 en comparación con el año anterior, según Absolar.

Para el 2021, el sector espera un crecimiento aún mayor, si se aprueba el Proyecto de Ley 5829/19 (se encuentra en régimen de emergencia en la Cámara Federal), que garantizaría un descuento del 100% en cargos y tarifas por el uso de sistemas de transmisión y distribución. a micro y mini generadores de energía solar.

 

 

Destacados.

Electromovilidad y diplomacia. La estrategia «neutral» de México ante la rivalidad entre Estados Unidos y China

¿Hay ejes eMobility innegociables para una transición efectiva? Según ANPACT sí y están delimitados. Entre numerosos puntos, algunos entran en choque. Estados Unidos y China para México son aliados, aunque entre ellos, el conflicto geopolítico es de larga data. Aquí, un análisis de las claves que el país latinoamericano requiere de ambos países.