Brasil | Buses
lunes 13 de marzo de 2023
Fabricantes de buses eléctricos no eligen Brasil para instalarse: «Es más barato traer de China»
El fabricante asiático de buses eléctricos Sunwin sostiene que hoy no es negocio producir en Brasil y que los impuestos de importación lo hacen un mercado poco competitivo en este segmento.
Compartí la nota

La flota de autobuses urbanos de Brasil tiene la edad promedio más alta desde el inicio de la serie histórica producida hace 27 años por la NTU (Asociación Nacional de Empresas de Transporte Urbano). Según la entidad, los colectivos poseen, en promedio, más de seis años. Este dato fue divulgado en agosto de 2022.

Según E-Bus Radar, la flota de buses eléctricos del país está conformada por 371 unidades, la mayoría de ellos del formato trolebús y el resto a batería.

“Brasil es un mercado enorme, para buses es de 40 mil unidades”, comenta a Portal Movilidad Ediltron Gomes, director para Latin America de Sunwin.

Y agrega: “Pero también es un mercado que está siendo protegido por impuestos de importación. Entonces, uno tendría que fabricar allá”.

Ante este planteo intervino la pregunta de por qué no son muchos los fabricantes que optan por instalarse en este mercado como sí lo hizo, por ejemplo, Mercedes-Benz, que produce el modelo eO500U.

Ediltron Gomes, Director para Latin America de Sunwin.

Gomes responde: “Hoy no hay un volumen de buses eléctricos en Brasil más que de 20 o 50 unidades al año y no se justifica una planta de 15 o 20 millones de dólares para hacer 20 unidades”.

“No existe la garantía de que haya un mercado e iniciarlo es una tarea muy costosa”, argumenta al indicar que se trata de un reto muy grande sin tener una garantía de retorno.

Según Sunwin, con los impuestos de importación y otros aranceles que impone Brasil, el precio de un e-bus es del doble que el de uno en Colombia. Así, esta cadena de impuestos no permite que la unidad sea competitiva.

Pero el de los tributos no es el único argumento para Gomes, también va por el lado de los proveedores de baterías o chasis que, de no haber en el mercado local, se deberían importar: “Para tener una fábrica aún no hay un desarrollo de la industria local de buses eléctricos”.

“¿Cómo logro justificar proyectos dentro de la corporación para hacer esta inversión?”, se pregunta el ejecutivo y responde: “Es más barato traer desde China”.

En contexto, recientemente la ciudad de São Paulo anunció que tiene previsto ampliar la flota de autobuses eléctricos de la ciudad a 2.600 vehículos para 2024. Además de nuevos, se destinarán más carriles bus a modelos eléctricos, que deberían estar circulando hasta diciembre de 2024, al final de la actual administración municipal.

El presidente del Concejo Municipal, Milton Leite, estimó en noviembre del año pasado que, para alcanzar esa meta, sería necesario gastar casi R$ 8 mil millones, teniendo en cuenta que cada bus eléctrico puede costar hasta R$ 3 millones.

Datos de São Paulo Transporte (SPTrans) indican que, hasta febrero de 2023, las empresas de autobuses de la capital ya habían pedido 2.152 autobuses eléctricos. De este total, 1.480 deberán ser entregados a finales de este año para el inicio de operaciones.

Destacados.

Electromovilidad y diplomacia. La estrategia «neutral» de México ante la rivalidad entre Estados Unidos y China

¿Hay ejes eMobility innegociables para una transición efectiva? Según ANPACT sí y están delimitados. Entre numerosos puntos, algunos entran en choque. Estados Unidos y China para México son aliados, aunque entre ellos, el conflicto geopolítico es de larga data. Aquí, un análisis de las claves que el país latinoamericano requiere de ambos países.