Latam | Vehículos Eléctricos
miércoles 30 de noviembre de 2022
El ralentí de un vehículo a combustión implica ahorro de USD 1.000 al año en uno eléctrico
La empresa que ofrece una variedad de soluciones de telemática para flotas de todos los tamaños, encontró un denominador común que puede significar ahorro si los vehículos son eléctricos.
Compartí la nota

Rubén Kreischer, Partner Account Manager Argentina, Bolivia, Paraguay y Uruguay en Geotab, expuso algunos datos fácticos durante su participación en la XVI Cumbre de Movilidad Eléctrica de Portal Movilidad a raíz de la experiencia de la empresa en los que hubo un dato en común.

“La práctica nos demuestra varios temas: tenemos casos de clientes de distintas industrias y el denominador común que vemos es que hay una gran eficiencia en el consumo en ralentí”, introdujo el ejecutivo.

Al momento en que Geotab comenzó a medir el comportamiento observó que hay flotas que tienen 30%, 35% y hasta 40% conduciendo en ralentí. Esa primera medición se considera muy importante para, a partir de ahí, ponerse objetivos de reducción para con el objetivo de ir optimizando costos y tener eficiencia.

En el vehículo de combustión interna ese ralentí puede significar un tanque de combustible al mes, según Kreischer equivale a 90 dólares promedio en la región, lo que significa unos mil dólares al año.

“Si transpolamos ese ralentí a un vehículo eléctrico vemos que nos podemos ahorrar entre 25 y 30 veces ese costo y ni hablar el ahorro en temas ambientales de emisión de gases”, confirma Rubén Kreischer.

No obstante, también destaca: “Pero, nos encontramos con casos en que por mas esfuerzo de las empresas o entidades por reducir esta práctica, muchas veces no se puede reducir por distintos motivos, a veces por la vocación misma del servicio”.

En definitiva, en este punto los datos colaboran en la información para la toma de decisión de electrificación y en una visión más amplia de los ahorros.

En otra intervención durante el evento, consultado sobre un punteo respecto a esta oportuna transición de una flota, el profesional destaca tener en cuenta:

– Cuántos kilómetros recorre la flota

– La capacidad de autonomía y batería requerida en caso de migrar

– La disponibilidad de vehículos eléctricos en el mercado

– Los costos de mantenimiento

– Los costos de adquisición

– La expectativa de vida útil del potencial nuevo vehículo

“En función a todas esas variables sugerimos y entendemos que si hay un vehículo eléctrico que va a cumplir con esos requerimientos de la compañía, que va a tener un nivel de autonomía necesaria para el ruteo que hace diariamente y que le resulte en la comparativa con costos de mantenimiento, adquisición y de operación diaria, se le va a sugerir poder reemplazar el vehículo a combustión por uno eléctrico”, cierra el ejecutivo de Geotab.

La participación completa queda disponible a continuación:

Destacados.

Electromovilidad y diplomacia. La estrategia «neutral» de México ante la rivalidad entre Estados Unidos y China

¿Hay ejes eMobility innegociables para una transición efectiva? Según ANPACT sí y están delimitados. Entre numerosos puntos, algunos entran en choque. Estados Unidos y China para México son aliados, aunque entre ellos, el conflicto geopolítico es de larga data. Aquí, un análisis de las claves que el país latinoamericano requiere de ambos países.