Chile | Hidrógeno
miércoles 25 de octubre de 2023
Hidrógeno. Centro Mario Molina lidera Programa H2V-TRANSDRIVE: detalles del proyecto en Chile
Se trata de un programa de desarrollo de tecnología vehicular a H2 verde con el fin de ampliar la oferta para uso en el transporte de personal y mercancías en Chile.
El programa dará inicio cerca de fin de año
Compartí la nota

En diálogo con Mobility Portal, Lourdes Becerra, profesional del equipo técnico del Centro Mario Molina (CMM), ofrece detalles de este programa del que participan empresas e instituciones que conforman toda la cadena de valor del hidrógeno verde para uso vehicular.

¿Cuál es el objetivo del programa?

El objetivo del Programa Tecnológico H2V-TRANSDRIVE es ampliar la oferta de vehículos a Hidrógeno. Específicamente desarrollar una flota vehicular híbrida (batería/H2verde) con distintas aplicaciones en el transporte de mercancías y personal, en tal magnitud que asegure el consumo de hidrógeno y se justifiquen las inversiones para la generación de H2 y la instalación de una hidrolinera.

¿Qué actores intervendrán?

Es un proyecto orientado al transporte, se ha incorporado a toda la cadena de valor asociada a la provisión del servicio, desde fabricantes de vehículos, operadores de transporte, empresas de energía y compañías que demandan servicios de transporte cero emisiones a incluso al sector público.

De esta manera, se creará una primera flota de vehículos a hidrógeno verde para el transporte de personas y mercancías en América Latina, incorporando la producción de hidrógeno verde y el desarrollo del primer centro de carga de hidrógeno para vehículos.

¿A qué segmento vehicular está orientado?

Este programa está orientado al segmento de transporte de mediana distancia, para la movilización de mercancías y personal del sector industrial.

¿Qué plazos de ejecución tiene?

El programa se iniciará a finales de este año y tendrá una duración aproximada de 5 años.

¿Tienen que trabajar en captar fabricantes, operadores, energéticas y otros actores o ya relevaron el interés?

En el programa están participando representantes de toda la cadena de valor y está diseñado para su escalamiento. El principal elemento es asegurar la demanda de una primera flota piloto que permita activar el modelo de negocio, además de estudiar a detalle la tecnología.

Lourdes Becerra, profesional del CMM

Lourdes Becerra, profesional del CMM

¿Qué actores del sector están confirmados?

Por lo anterior, como demandantes participan grandes empresas del sector minero, forestal y retail, junto con un reconocido operador de transporte de pasajeros.

En el desarrollo tecnológico estamos trabajando con la empresa europea QEV Technologies, que cuenta con la capacidad de escalamiento ya que tiene contemplado fabricar 60.000 vehículos comerciales eléctricos y a hidrógeno para el año 2026.

Además, participa Kopala International, otro actor con experiencia específica en este modelo de negocio.

Kopala es un referente en esta industria, ya que está desarrollando cuatro hubs de hidrógeno de 20 MW para abastecer las estaciones de carga que conformarán uno de los corredores de vehículos a H2 verde más importantes de España.

¿Alguno más?

A esta iniciativa se ha unido Yanguas, empresa que ha innovado en la industria de transporte de personas en Chile.

Su rol será facilitar la operación de vehículos a hidrógeno verde, participando en la habilitación del primer centro de carga para estos vehículos en la ciudad empresarial ENEA, ubicada en la comuna de Pudahuel, Santiago.

ENEL X Way, compañía líder en la promoción de vehículos de cero emisiones, proporcionará, a su vez, el acceso a infraestructura y energía eléctrica necesaria para la producción del hidrógeno verde; y Southenergy, empresa local especializada en proyectos de energía, apoyará en el desarrollo de los proyectos de producción y expendio de hidrógeno.

¿Y del sector público?

Esta iniciativa además cuenta con el respaldo y el interés promotor del Ministerio de Transportes y Telecomunicaciones de Chile, la Agencia de Cooperación Alemana GIZ, la Agencia de Sostenibilidad Energética y el Gobierno Regional Metropolitano.

¿Qué mercado puede tener Chile en transporte de hidrógeno atendiendo a que solo hay un modelo de auto a hidrógeno en el país?

Los vehículos eléctricos son excelentes opciones en varios segmentos vehiculares, pero existen nichos donde los vehículos con celdas de combustible H2 tienen más potencial para operar, como aquellos de carga a mediana y larga distancia.

Introducir vehículos eléctricos con las autonomías que ofrece en la actualidad el mercado para este tipo de segmentos significa que posiblemente tengan que detener la operación para cargar el vehículo, creando ineficiencias costosas en las empresas. Por esto, buscamos mejorar notablemente la autonomía de este nicho de vehículos.

¿Cuáles son sus proyecciones en el tema?

La urgencia climática ha orillado al sector privado a adquirir compromisos climáticos, la presión por comprobar una reducción de la huella de carbono en sus procesos y cadenas de suministro es cada vez más recurrente.

No sólo se trata de un problema ambiental, sino económico y regulatorio también. De tal manera que según nuestras proyecciones, la demanda de vehículos de los segmentos objetivo en flotas privadas podría superar fácilmente los 5 mil vehículos al 2030.

¿Cuándo consideran que será competitivo para la cadena de valor enfocarse en el transporte a hidrógeno?

No tenemos certeza de en qué momento exacto la cadena de valor del H2 será competitiva. Lo que sí sabemos es que para acelerar los casos de negocio se requiere desplegar el desarrollo tecnológico que demande H2 verde, disminuir costos de su generación por economías de escala a medida que existan nuevas aplicaciones tecnológicas en los próximos años.

¿Cómo colabora este programa?

En este contexto, este programa es un piloto con alto potencial de escalamiento que ayudará a disminuir el riesgo de las inversiones que el país está realizando para producir H2 verde, al activar su demanda.

¿Cómo se gestó el programa?

Debido al potencial que tiene este programa para incentivar la cadena de valor relacionada con el desarrollo del hidrógeno verde y la descarbonización en el sector transporte, además de la aportación de los participantes, se postuló a un fondo de Corfo a finales de agosto.

Estamos muy contentos porque un fondo de inversión global especializado en la electromovilidad ha manifestado su interés de sumarse.

Este programa tecnológico es liderado por el Centro Mario Molina, que desde el año 2004 ha estado desarrollando e implementando soluciones y tecnologías disruptivas para enfrentar la contaminación del aire, el cambio climático y la descarbonización en la industria y el transporte en el mundo.

¿Consideran a este proyecto como una oportunidad a aprovechar?

Sí, es una gran oportunidad, pero se requiere de un trabajo colaborativo que motive la transferencia tecnológica. Esto es precisamente lo que estamos haciendo en el Centro Mario Molina al liderar este ambicioso programa tecnológico.

Toyota Mirai, el único vehículo a hidrógeno homologado en Chile

Toyota Mirai, el único vehículo a hidrógeno homologado en Chile

Antecedentes del programa

El sector transporte es el responsable del 37% del consumo energético del país (ENE, 2021). Es la actividad que más genera emisiones, tanto en las empresas de retail como en la industria. Esto se debe a los elevados consumos de combustible que requieren estos sectores dada su permanente necesidad de movilización para sus operaciones.

Según el CMM, actualmente la industria automotriz está fuertemente concentrada en la ampliación y refinamiento de su oferta de vehículos eléctricos, sin embargo, existen nichos dónde estos todavía no cumplen con las características para operar, como aquellos segmentos que requieren de gran autonomía y tienen grandes demandas de energía.

Los vehículos a hidrógeno cuentan con potencial para descarbonizar flotas de este tipo, específicamente vehículos de carga media y pesada, de mediana y larga distancia como lo son el transporte de personal y mercancías.

Existe muy poca oferta de vehículos a H2 y por ello y por todo lo anterior, existe una gran oportunidad para el desarrollo tecnológico de nichos como este en los próximos 5 años, y acelerar las condiciones para que puedan ser casos de negocio, a la vez que se acelera la descarbonización del sector.

Así mismo, Chile está invirtiendo mucho en generación de H2 verde. Y aunque la Estrategia Nacional de Hidrógeno Verde visualiza mayoritariamente un negocio de exportación, la demanda interna del combustible es importante para generar un ambiente de negocios para el desarrollo sostenible del país.

Dicho lo anterior, para habilitar la demanda interna y acelerar las economías de escala con el fin de que el H2 comience a ser negocio, se requiere ampliar el uso de H2 y activar el desarrollo tecnológico con nuevas aplicaciones en el transporte, es decir, desbloquear el circulo vicioso que sostiene a la producción y consumo de hidrógeno:

¿quién comprará vehículos a hidrógeno si no existen estaciones de recarga (hidrolineras)? y ¿quién invertirá en las hidrolineras si no hay demanda local?

Destacados.

Electromovilidad y diplomacia. La estrategia «neutral» de México ante la rivalidad entre Estados Unidos y China

¿Hay ejes eMobility innegociables para una transición efectiva? Según ANPACT sí y están delimitados. Entre numerosos puntos, algunos entran en choque. Estados Unidos y China para México son aliados, aunque entre ellos, el conflicto geopolítico es de larga data. Aquí, un análisis de las claves que el país latinoamericano requiere de ambos países.