Latam | Infraestructura de Carga
martes 22 de diciembre de 2020
Circontrol ubicó los puntos estratégicos para desplegar infraestructura de carga pública de vehículos eléctricos
Desde la firma dedicada a las soluciones de carga para vehículos eléctricos plantean que los principales puntos a tener en cuenta la ampliación de la infraestructura de carga pública son la potencia, interoperabilidad, costos fijos y normativas.
Compartí la nota

La empresa líder en soluciones de recarga, estuvo presente en el especial sobre movilidad eléctrica en Argentina organizado por Portal Movilidad donde se plantearon los principales ejes para el despliegue en infraestructura de carga pública y semi-pública.

En este marco, Gustavo Risi, gerente para América en Circontrol, menciona: “En una primera instancia hay que pensar en la demanda de potencia, si la red está en condiciones de soportarla o se debe complementar con otro tipo de energías”.

Por otra parte, resalta: “No siempre el cargador de mayor potencia es el más idóneo. Finalmente, hay que lograr que todos los cargadores estén en una misma plataforma para que el usuario sepa cuál es el cargador más próximo como sucede con las estaciones de servicio de combustibles”.

En tanto, sostiene que el sector turístico es fundamental en la electrificación. “Un caso es el corredor bioceánico entre Argentina y Chile. Es deseable que haya muchos puntos de carga rápida en AC y DC para que el viaje sea superior a la autonomía del vehículo eléctrico. Ese será uno de los hitos que ayuden a masificar la movilidad eléctrica en el país”.

Asimismo, destaca el rol de la interoperabilidad. Por lo que comenta: “Hay dos puntos: los conectores para evitar los adaptadores, que no deja de ser un punto de falla; protocolo de comunicación, que los equipos estén conectados por el OCPP y que en un futuro estén todos conectados en una gran nube en una plataforma IOT”.

“Nos hace falta reglamentar, ya vimos que entre fabricantes hay diferentes cargadores”, refiere el portavoz de Circontrol.

En cuanto a al costo fijo señala que es un valor considerable dado que la inversión necesita tiempo de amortización y en este caso será muy largo porque el factor de utilización en muy bajo.

Otro parámetro a tener en cuenta es la demanda de potencia máxima contratada. “Si la instalación está preparada para 7 kw y se conecta uno de 22, además de reforzarla físicamente se deberá cambiar el contrato de potencia. Es una penalidad que se cobra a lo largo del tiempo”, explica.

Respecto al tema tarifas, trae a colación la situación de Bolivia que algunas distribuidoras de energía tienen valores diferenciados para carga de vehículos eléctricos en determinado horario.

Otro costo fijo es el mantenimiento. En este sentido, Risi analiza: “No es lo mismo el costo del cargador en alterna que en continua, en DC tiene componentes que requieren revisión con más periodicidad que en AC, por lo que debe de ser tenido en cuenta a la hora de tomar una decisión”.

A modo de conclusión sobre el tiempo de expansión en el país afirma: “Faltaría apoyo municipal. Colocar un punto de carga en un lugar que no es el acostumbrado como una estación de servicio, tal vez no es tan sencillo de ver. Puede que falte compromiso con las nuevas tecnologías o porque las regulaciones no lo contemplan, pero facilitaría el despliegue”.

Del panel “Desafíos de la infraestructura de carga de vehículos eléctricos” participaron Roberto Stazzoni, responsable del segmento vertical de electromovilidad en ABB; Hugo Di Tofino, jefe del departamento del Calidad de Servicio, Innovación, Movilidad Eléctrica y Nuevos Mercados de la Empresa Provincial de Energía de Córdoba (EPEC); Ignacio Capurro, Desarrollo de negocio en Future Grids (eMobiltiy, PV & Storage) de Siemens; Adrián PeragalloResponsable de Movilidad Eléctrica de Enel X Argentina.

Destacados.

Electromovilidad y diplomacia. La estrategia «neutral» de México ante la rivalidad entre Estados Unidos y China

¿Hay ejes eMobility innegociables para una transición efectiva? Según ANPACT sí y están delimitados. Entre numerosos puntos, algunos entran en choque. Estados Unidos y China para México son aliados, aunque entre ellos, el conflicto geopolítico es de larga data. Aquí, un análisis de las claves que el país latinoamericano requiere de ambos países.