Brasil | Hidrógeno
miércoles 08 de marzo de 2023
Así será la estrategia para incorporar vehículos a hidrógeno en Rio Grande do Sul
Según un estudio realizado, este combustible podría sumar R$ 62 mil millones al PIB de Rio Grande do Sul y generar 41 mil nuevos empleos hasta 2040.
Compartí la nota

Vehículos propulsados ​​por hidrógeno y estaciones de servicio de energía limpia en lugar de gasolineras. Industrias impulsadas por fuentes sostenibles. Tanques de hidrógeno verde en lugar de barriles de petróleo. Este es un nuevo escenario que podría revolucionar los sectores energético, industrial y de transporte en todo el mundo”.

Así presentó el Gobierno las estrategias que se adoptarán para el desarrollo de la cadena verde del hidrógeno en el Estado.

“Hicimos un estudio técnico robusto y, ahora, el Estado está en condiciones de establecer políticas públicas que dinamizarán aún más el sector, como financiar la sustitución del transporte público por vehículos propulsados ​​por hidrógeno, entre otros frentes”, señaló el gobernador Eduardo Leite.

En este sentido, se busca establecer estructuras y políticas publicas que puedan estimular el consumo de hidrógeno en esta región del país. Específicamente, el gobernador, expresó: “Tal como, por ejemplo, el financiamiento para sustitución de transporte colectivo para vehículos movidos a hidrógeno en las principales ciudades”.

Ante la presentación de un informe final elaborado por la consultora McKinsey & Company de Estados Unidos sobre el estudio de las perspectivas del mercado hidrógeno verde en el Estado, Sergio Canova de McKinsey & Company, aseguró que este combustible puede ser competitivo y entregado a bajo costo según los resultados obtenidos.

También dio cuenta de una proyección de la demanda de hidrógeno verde dentro del Estado de Rio Grande do Sul, la cual puede llegar en 2040 a aproximadamente 600 mil toneladas por año.

Esto se desglosa con una fuerte participación del sector transporte: 341 toneladas anuales corresponderían al transporte por carretera, 43 mil a los vehículos de pasajeros, mil al transporte ferroviario y otras 14 al marítimo.

“El transporte de carretera va a ser siempre, en cualquier lugar del mundo, el principal consumo y aplicación para el hidrógeno”, argumentó Canova, aclarando que siempre la referencia es para la línea de larga distancia o el segmento de carga pesada.

Por otra parte, el representante McKinsey & Company, afirmó: “La adopción del hidrógeno va a convivir con varios combustibles”.

En línea con la frase de la línea anterior, el profesional admite una competencia con la tecnología de vehículos eléctricos puros (BEV), en especial, para camiones de tamaño medio lo que implicará un desafío logístico de implementación en la cadena de distribución. Mismo caso para los vehículos de pasajeros.

Para viabilizar su producción, el Estado viene formalizando alianzas con varias empresas reconocidas internacionalmente. Ya se firmaron cuatro memorandos de entendimiento con las empresas White Martins, Enerfín, Neoenergia y Ocean Winds, que están interesadas en realizar estudios o implementar proyectos relacionados con el hidrógeno sostenible en Rio Grande do Sul.

Destacados.

Electromovilidad y diplomacia. La estrategia «neutral» de México ante la rivalidad entre Estados Unidos y China

¿Hay ejes eMobility innegociables para una transición efectiva? Según ANPACT sí y están delimitados. Entre numerosos puntos, algunos entran en choque. Estados Unidos y China para México son aliados, aunque entre ellos, el conflicto geopolítico es de larga data. Aquí, un análisis de las claves que el país latinoamericano requiere de ambos países.