Latam | Motos
martes 28 de mayo de 2024
Para delivery. Uber sumará un nuevo segmento eléctrico a su flota en Centroamérica
Con una sólida estrategia de electrificación de su flota, Uber busca incursionar en el segmento de dos ruedas en la región. En este artículo, se detallan todos los planes y aspectos de la expansión de la compañía.
uber
Compartí la nota

Uber comenzó su viaje sostenible en 2020 y desde entonces ha logrado consolidarse en 18 países con sus autos eléctricos. 

Sin embargo, ahora tiene la mira puesta en un nuevo segmento eléctrico: motos.

»Queremos empezar a capitalizar dos ruedas, ya que es una parte importante del negocio de deliverys», confirma Carolina Coto, Gerente de Comunicaciones de Uber Centroamérica y el Caribe, durante el International Mobility Portal Summit.

En consonancia con estas acciones, la compañía se ha propuesto el objetivo de que todos sus vehículos sean 100% eléctricos para el año 2040.

Para alcanzar esta meta, ha implementado diversas estrategias que respaldan el proceso de electrificación.

Decisiones estratégias de Uber

Uber ha realizado pilotos en varios países, incluyendo República Dominicana, Colombia, Ecuador, México, Costa Rica, Brasil y Perú. 

Estas pruebas han involucrado a diferentes actores, desde fabricantes hasta empresas de carga y alquiler, con el objetivo de encontrar soluciones efectivas y adaptadas a cada mercado.

Una de las estrategias clave ha sido establecer alianzas estratégicas, como la colaboración con Hertz y Tesla en Estados Unidos.

uber

Uber Tesla

‘’Nos ha funcionado bastante bien para poder tener acceso a vehículos a precios más competitivos’’, explica Carolina Coto.

Y agrega: ‘’Otra de los análisis que hemos hecho es el acceso a vehículos usados. Es una etapa inicial pero tiene muchísimo potencial para los socios colaboradores o conductores’’.

Otra iniciativa importante es ofrecer alternativas a la propiedad de vehículos eléctricos, como los alquileres a corto plazo y con opción a compra.

Esto permite a los socios probar los vehículos antes de decidir adquirirlos, contribuyendo así a una mayor adopción de la movilidad eléctrica.

Uber también ha trabajado con empresas y PYMEs para la electrificación de flotas, destacando alianzas específicas en países como Chile, Costa Rica y otros, que han sido cruciales para superar barreras de acceso a vehículos eléctricos.

Estas alianzas han permitido implementar sistemas de movilidad colaborativa eficaces, adaptando la oferta de vehículos a las necesidades locales.

Finalmente, Uber ha implementado programas de incentivos para sus socios, facilitando la inversión en vehículos eléctricos a través de alquileres o compras. 

De igual manera, otra de las decisiones estratégicas de la compañía fue la organización de su red de carga.

Los conductores de Uber tienden a cargar sus vehículos eléctricos durante horas de baja demanda, lo que optimiza la gestión de la carga para los proveedores de electricidad y reduce las necesidades de almacenamiento.

Además, la Gerente de Comunicaciones de Uber, menciona: «Los socios de Uber utilizan carga rápida. Por lo tanto, se está conversando con empresas que instalen este tipo de potencia para trabajar en conjunto».

La influencia de la electrificación de Uber en sus socios es significativa

La electrificación de las plataformas de movilidad, como Uber, es crucial porque estos servicios generan más viajes que los vehículos de uso personal. 

Al electrificar la flota, se reduce considerablemente la cantidad de emisiones en las ciudades, ayudando a alcanzar las metas ambientales más rápidamente.

Estos esfuerzos no solo benefician al medio ambiente, sino que también promueven una mayor conciencia entre los usuarios sobre el impacto de sus decisiones de movilidad

Así lo confirma Carolina Coto: ‘’El socio que te contó que la experiencia con el carro eléctrico es positiva, va «evangelizando» y ayudando a que poco a poco las comunidades de socios y pasajeros vean una opción de negocio, y los usuarios también se vayan convenciendo de tener un vehículo eléctrico propio’’.

Casos de éxito

En Costa Rica, la iniciativa para promover el uso de estos vehículos ha sido un verdadero éxito.

El año pasado, Uber estableció una ambiciosa meta de terminar el año con 100 vehículos eléctricos en su flota, pero superó todas las expectativas al llegar a la cifra de 300, demostrando así la creciente demanda de esta opción entre la comunidad.

En Chile, otra historia de éxito destaca la importancia de la colaboración y la alianza estratégica. 

Una asociación diversa que involucra a actores financieros, fabricantes y socios flotilleros ha sido fundamental en este proceso. 

Comenzando con 250 vehículos, el proyecto ha florecido hasta alcanzar más de 450 unidades en circulación

Este enfoque colaborativo y el compromiso con la electrificación continúan impulsando el crecimiento de Uber en la región.

Además, la compañía tiene la mirada puesta en nuevos horizontes, con importantes metas establecidas para países como México y Perú.

Reviví el International Mobility Portal Summit:

Destacados.