Europa | España – Infraestructura de Carga
martes 18 de abril de 2023
CharIN: “La instalación de puntos de recarga de camiones será más veloz que la de coches”
CharIN conversa sobre el futuro de los puntos de recarga para los vehículos pesados en el mundo dando esperanzas de cómo se desarrollará la tecnología en los próximos años.
puntos de recarga
Compartí la nota

André Kaufung, CEO de innos GmbH y Managing Director en CharIN e. V. conversa en profundidad con Portal Movilidad España sobre el futuro de los puntos de recarga de camiones eléctricos.

El rol clave de la regulación y las innovaciones tecnológicas que vendrán pronto serán la clave del futuro de los puntos de recarga.

¿A qué retos se enfrenta la infraestructura de recarga en Europa?

El despliegue y buen funcionamiento de la infraestructura de recarga es uno de los retos más importantes en la transformación del mundo de la movilidad y por ello es algo a lo que se está dando prioridad en Europa.

puntos de recarga

André Kaufung, CEO de innos GmbH y Managing Director en CharIN e. V.

Por un lado, será clave el aumento de la potencia de los puntos de recarga, ya que esto permite mejores tiempos en la recarga para los viajes de larga distancia.

Otro punto clave es, por supuesto, el smart charging. Es decir, la posibilidad del uso del coche eléctrico en casa con energía fotovoltaica donde además puede
devolver energía a la red eléctrica. Esto podría estabilizar la demanda eléctrica y reducir costos para los usuarios. 

¿Las nuevas regulaciones serán un aporte importante en su desarrollo?

No se puede decir que no lo será, y es muy posivo que tengamos una regulación a nivel Unión Europea en la que todas las partes interesadas participen y puedan aportar sus comentarios. 

Contar con un marco normativo es muy bueno y ofrece seguridad a los inversores, a los operadores de infraestructuras y a todos los involucrados en la cadena de valor. 

Las directrices son claras y constituyen un gran instrumento para apoyar el papel de la infraestructura, evitando así un sistema fragmentado a nivel nacional al implementar esta regulación localmente.

¿Esta nueva regulación generará un impulso en los países que aún no han considerado a la electromovilidad?  

Esta transición a la electromovilidad es algo que tarde o temprano todos los implicados seguirán, quizás unos sea más rápidos que el otros. Será, también, una señal para otros mercados de todo el mundo para tomar los elementos clave de las lecciones aprendidas de los primeros mercados. 

Los nuevos mercados estarán siguiendo nuestros pasos y tendrán la oportunidades de evitar cometer nuestros errores.

Si bien se pueden adoptar algunas soluciones ya conocidas en el mundo, adicionalmente  se deben considerar demandas locales según cada región.

¿Qué roles tendrán la carga doméstica y los hubs? 

Ambos serán necesarios y complementarios entre sí, dependiendo de cada caso. Por ejemplo, se instalarán cerca de 60.000 puntos de recarga en corriente alterna (CA) en los próximos años en Singapur. 

Si vemos las longitudes que se recorren dentro del país, sabemos que también se necesitarán centros de carga de mayor potencia, que cuenten con cargadores rápidos en corriente continua (CC) para permitir estos viajes a los usuarios.  

Por otro lado en Europa, para los viajes en carreteras se busca alcanzar el objetivo a 2025 donde se pueda tener cada 60 kilómetros una carga de al menos 400 kW disponible. Eso sería ilógico hoy para Singapur.

Y con estos dos ejemplos se ve que en todo el mundo será una combinación y dependerá de la regulación de cada país. 

¿Se necesita generar una estrategia específica para la carga en vehículos pesados? ¿Aún falta concientizar sobre ese tema?

En los últimos años las políticas se han centrado en los turismos, dado el gran volumen que representan en Europa. 

Ahora vemos una gran tendencia, especialmente en la Unión Europea, a invertir también en la carga de megavatios y tener centros de carga separando los puntos de carga para camiones y vehículos pesados de larga distancia.

Por otro lado, en Estados Unidos hay muchos camiones de tamaño medio y lo más apropiado es que estén equipados con un sistema de recarga de megavatios y un sistema de recarga combinada, de modo que si circulan por una ciudad puedan cargar con su CCS normal.

La gran ventaja de estos sistemas de recarga combinada y de giga tecnología es que a pesar de que haya un enchufe diferente porque la transferencia de potencia es mayor, la implementación del software y la comunicación es interoperable y la reutilización de material es muy alta. 

Esto reduce los costes no sólo de material, sino también de implementación, y cada estación de recarga.

Se puede utilizar la misma implementación de software, lo que ayuda mucho a garantizar la interoperabilidad.

¿Los corredores como el del Proyecto HoLa serán claves en este aspecto?

Estos proyectos son demostradores. Será muy importante para aprender qué será necesario regular y también tener claridad a la hora de tener que realizar un proyecto y cómo desplegar la infraestructura.

Demostrará, no solo a los políticos, sino también a toda la comunidad que esto no es una slide de PowerPoint sino que son productos reales y que se puede confiar en la tecnología.

Mucha gente piensa que un camión eléctrico tan pesado no podrá ser eléctrico, y con este tipo de ejemplos estamos visualizando que la tecnología está lista.

¿Cuál es el paso tecnológico necesario para que se desplieguen totalmente las infraestructuras para carga de vehículos pesados?

Los productos que salen hoy al mercado están utilizando CCS porque está disponible. Pero estos se podrán adaptar fácilmente a MCS que es lo que espera gran parte del sector. 

Lo más probable es que este nuevo estándar de alta potencia, MCS, tenga un despliegue masivo en dos o tres años. Vamos a ver el primer producto a finales de año pero habrá que esperar un poco más para que se masifique.

Este producto tendrá un gran impacto en el siguiente paso que es, por supuesto, cuál es el diseño de la infraestructura, cómo se ven los puntos de recarga para camiones. 

Ahora mismo, si se compara con las gasolineras, están los tipos cargadores muy mezclados entre sí y esto podría ser diferente en el futuro debido a las nuevas necesidades. 

El factor clave es el aumento de la potencia, la seguridad y también la posibilidad de una carga inteligente, lo cual ayudará a equilibrar los criterios y tener una carga más eficiente.

¿Cuándo veremos una infraestructura robusta en las autopistas europeas?

Si lo comparamos con los turismos, si vemos en Europa todos los proyectos 10T, por ejemplo, todo lo que ocurrió ha llevado un par de años, pero hoy en día. 

Con el aumento de los vehículos eléctricos en las calles creo que la infraestructura se hace insuficiente, pero si miramos las autopistas, están aumentando todo el tiempo. 

Mi estimación personal es que con los camiones se irá comparativamente más rápido porque no es un escenario completamente nuevo. Ya tenemos la experiencia con los turismos y empresas que invierten en equipos robustos. 

También se presentan aplicaciones de carga para las autopistas y esto me da la señal de que será mucho más rápido. 

Es difícil decir que en dos años o cuatro años toda la infraestructura estará en su lugar, pero lo veremos mucho más rápido.

Destacados.